Si no es ahora, ¿cuando?

Cada día mas alto

 

El 24 de enero de 2022 aparecía un artículo en la BBC que nos hace mucho sentido. Mas aún estando en Valdivia, entorno rico en flora y fauna, la que tenemos que conocer para cuidar.

https://www.bbc.com/future/article/20220105-how-asia-fell-in-love-with-forest-schools?ocid=fbfut

Luego en Chile han aparecido artículos en los medios tales como Ladera Sur

https://laderasur.com/articulo/educacion-al-aire-libre-los-beneficios-de-salir-de-la-sala-de-clases-que-promueven-distintas-iniciativas-en-chile/

La Tercera, donde una apoderada nuestra cuenta su experiencia

https://www.latercera.com/paula/forest-school-educar-en-la-naturaleza/?outputType=amp

 

Y así, algunos le dan cada vez más importancia a el bienestar integral de sus hijos.

 

En un sistema educacional como el chileno y el de otros muchos países, el miedo al cambio y el status quo requiere de personas que estén dispuestos a llevar a cabo proyectos que no sólo logren llegar a algunos niños y demostrar resultados a corto plazo, sino que promover la masificación de filosofías educativas que se centren en el bienestar y felicidad del niño.

 

Existe cada vez mayor consenso en que la educación en la naturaleza es beneficiosa para los niños. Lo que se había sustentado históricamente en la intuición y en la poco contundente evidencia científica, en los últimos años se ha robustecido, acumulando gran cantidad de evidencia que converge en la positiva relación de causa- efecto entre naturaleza, aprendizaje y desarrollo. Kuo et al., (2019) señalan a partir de su revisión sistemática, que la naturaleza mejora la atención, los niveles de estrés, la autodisciplina, el gusto por aprender, los niveles de actividad física, entre otros, y que ya es hora de considerar seriamente la naturaleza como un recurso para el aprendizaje.

 

A partir de la educación en la naturaleza y al aire libre de los países escandinavos como el “Udeskole” en Dinamarca y la cultura de vida al aire libre “friluftsliv” de Noruega, nace en 1993 y desde entonces se ha popularizado en Gran Bretaña el “Forest School”, proceso de aprendizaje inspirador llevado a cabo en un bosque local, instancia a la que asisten los alumnos regularmente, y por un período de tiempo extendido. En Escocia, Learning and Teaching Scotland (2010) señala en el nuevo currículum escolar, que el aprendizaje no necesita tener lugar únicamente dentro de los establecimientos escolares, que el ambiente al aire libre potencia las experiencias de aprendizaje.

 

La naturaleza se presenta y está dispuesta como aula viva. Es un espacio que invita a ser cada vez más libres, y en función a lo anterior, se desarrollan seres más conscientes y más sabios para enfrentar la vida.

Otro factor importante que se destaca es el “aprender haciendo”, si bien, no todo surge desde una vivencia, todo conocimiento puede llegar a ser contextualizado, y a su vez aplicado. Además, el modelo demuestra la efectividad de un “curriculum invertido”, el cual se comprende como un proceso inverso al tradicional de la educación formal en Chile, ya que no se concreta los aprendizajes desde una línea lógica y unidireccional que toma de base un objetivo de aprendizaje, sino que, se analizan los aprendizajes obtenidos mediante la observación de las experiencias que viven los niños.

Y por último, como docentes nos proponemos, como medida necesaria, replantear las prácticas, dando sentido al momento y circunstancia que se vive, teniendo en consideración la pedagogía viva como filosofía de trabajo, es decir, debemos replantear y adaptar nuestro ejercicio docente cada día, para que de esta manera el proceso de enseñanza- aprendizaje sea más efectivo y para lograr aprendizajes profundos en los niños.

 

Carola, Club del Bosque Valdiviano

Febrero 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.